Trabajo vs pareja… ¿Qué es primero?

Se debe valorar cada aspecto por separado, te decimos cómo.

Compartir

Es posible que te encuentres entre esas personas que se ven abrumadas por un exceso de trabajo al llegar a casa, o que te sientas frustrado por no poder dedicar el tiempo que deseas a tu pareja y tu familia por culpa de ello, o incluso que un mal día en el trabajo repercuta emocionalmente en tu relación de pareja.

¿Cómo combinar ambas facetas de la vida?

Para empezar, tanto si estás una relación de pareja como si tienes un trabajo más o menos estable, ¡enhorabuena! En estos días no es nada fácil conseguir ninguna de las dos cosas, así que siéntete muy orgulloso y afortunado de poder disponer de ellas.

Lo creas o no, valorar cada aspecto por separado, dándole la importancia que tiene en tu vida y siendo consciente de lo complicado que es conseguirlo, ya es un primer paso para separar el trabajo y la pareja y estar totalmente volcado tanto en uno como en otro en cada momento.

Ocho recomendaciones para combinar trabajo y pareja

1.- Planifica el tiempo
Lo primero es tener un horario claro y establecido de los momentos dedicados al trabajo y el tiempo otorgado a la relación y la familia. Crea unas horas específicas al día para pasar tiempo con tu pareja, igual que con el trabajo, y no te olvides de cumplirlas.

2.- Separa ambos aspectos
El trabajo y la familia son dos mundos contrarios: ninguno tiene por qué verse envuelto en el otro, así que no aceptes tareas de más para hacer en casa ni hagas planes con tu pareja en horario de trabajo.

3.- Organízate bien en el trabajo
Emplea el tiempo correctamente y evita distracciones, así como pausas o descansos de más. A la hora de trabajar, concéntrate en lo que estás haciendo y cumple tus tareas obligatorias para no tener que hacerlas en casa.

4.- Prioriza lo importante
No creas que todo el trabajo es esencial, o que no se puede hacer en otro momento, o de otra forma, o incluso no hacerlo. Y en casa igual: prioriza los asuntos que realmente son significativos; no hagas una montaña de un grano de arena y así tendrás más tiempo para ustedes.

5.- Delega responsabilidades
A veces creemos que estamos solos en el trabajo o que nadie hará las tareas tan bien como nosotros. Aprende a confiar en tus compañeros y a repartir la carga que haya. Hazlo también en la pareja: no todo depende de ti, así que reparte la responsabilidad que tienes en los dos frentes por la salud de la relación.

6.- Habla con tu pareja
Es posible que esté en tu misma situación, así que comparte tus dudas y preocupaciones. Sé un equipo que colabora en común en las tareas del hogar y en la dedicación a la relación.

7.- Acepta lo inevitable
En ocasiones no habrá otra que dedicar más tiempo del deseado a asuntos del trabajo. No te frustres, y entiende que hay ciertos trabajos o tareas específicas que requieren una dedicación extra en casa.

8.- Desconecta
Al fin y al cabo, es de lo que se trata. Cuando llegues a casa, es tiempo de estar con tu pareja y tu familia. Intenta centrarte en el momento y detén cualquier pensamiento que te lleve de vuelta al trabajo.

Recuerda estos consejos para lidiar mejor con la mezcla trabajo-pareja. De esta forma evitarás sufrir estrés laboral o problemas en el trabajo, y además disminuirán tus conflictos de pareja y tu relación se verá recompensada.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta